viernes, 4 de febrero de 2011

Trampas del Destino - CAPÍTULO 10

Cuando Austyn llegó en la casa de Nirmala, Saori ya se encontraba allá. Austyn tocó el timbre y Nirmala fue al portón recibirlo.

— Buenos días, Austyn.

El corazón de él dio un vuelco al verla sonriendo de aquella manera para él.

— Buenos días.

Ella abrió el portón y, apenas lo pasó, él depositó un beso en su sien. Nirmala quedó un poco sin gracia, pero tenía que confesar que apreciaba esas demostraciones de afecto que él venía haciéndole. Él cerró el portón y la cogió de la mano para seguir hacia la casa.

— Saori está aquí, va a salir con Kelsey — ella le dijo.

— ¿Aún no consiguieron convencerla a decirle la verdad?

— Más o menos.

Él la miró intrigado con esa respuesta. Era una cuestión de sí o no. Viendo el aire de confusión de él, Nirmala trató de explicarle.

— Ella tiene compromisos fuera del país esta semana, garantizó que se él no desistir a causa de eso, contará la otra semana.

— Que sea.

Llegaron en la puerta de entrada y él la dejó entrar por primero. Saori estaba en el sofá, conversando con el anciano que se encontraba sentado en una mecedora. Con certeza era el tío de Nirmala, no lo había imaginado una persona tan anciana.

— Buenos días, Saori — la saludó Austyn.

— Buenos días.

Nirmala presentó Austyn al tío, y los dos inmediatamente iniciaron una conversación animada. Nirmala señaló para Saori acompañarle hacia la cocina, además de realmente necesitar terminar el almuerzo, quería dejar los dos conversando a solas.

— Prometo que es la última vez que toco en el asunto. ¿Está segura que quiere proseguir con esas mentiras para Kelsey?

— Hasta el viaje.

— ¿De veras?

Nirmala terminaba de arreglar algunos vegetales en una fuente cuando el timbre tocó, espiando por la ventana vio que se trataba de Kelsey.

— Es él, Saori. Vaya a recibirlo en el portón, y se posible no deje él entrar, para evitar preguntas.

— Sí.

Las dos siguieron hacia la sala. Saori cogió su bolsa y miró para los dos hombres que allí estaban, Austyn, como había percibido que ella iba a salir, se había colocado de pie.

— Kelsey llegó, ya me voy — ella dijo.

— Ten cuidado, mi chica — dijo Li Zheng.

— Buscaré seguir sus consejos. Hasta la tarde.

— Diviértase, usted está necesitando de eso hace muy tiempo — añadió el anciano.

— Saori.

Ella le miró intrigada con la forma como Austyn había dicho su nombre.

— Evite asuntos personales — reflexionó él —, para no necesitar mentir cosas demás. Cuánto menos mentiras usted tenga para esclarecer cuando diga la verdad, más fácil será para él acepte lo que usted hizo.

— Gracias por el consejo.

Ella se despidió rápidamente y salió al encuentro de Kelsey.

— Austyn, usted se aprovechó que yo soy ciego para mentir su edad?

— Desde luego que no, señor. ¿Por qué piensa eso?

— Ese su consejo no fue de un chico de su edad.

Austyn sonrió aliviado, la pregunta del anciano le había puesto nervioso, deseaba conquistar la simpatía de él, pues ya sabía que Nirmala seguía fielmente sus consejos. No... no era sólo por eso, sentía ganas de ser acepto por él, pero no alcanzaba la razón

— Ni siempre necesitamos vivir muchos años para aprender algunas cosas básicas sobre la vida, sólo necesitamos estar atentos al que acontece a nuestra vuelta y que seamos humildes para comprender las lecciones.

El anciano sólo ladeó la cabeza, el muchacho era una joya rara, digno de su Nirmala.

Saori sentía el corazón batir más fuerte mientras caminaba hacia el portón, a la vez que le gustaba, se incomodaba con la forma que Kelsey le miraba.

— Hola, Saori.

— Hola, Kelsey. ¿Podemos ir?

— Desde luego.

Ella abrió y cerró el portón de forma rápida, no dándole la más pequeña oportunidad de aproximarse de ella para saludala siquiera con uno aprieto de mano, mucho menos con un beso en el rostro que fuera. Extraño... A la vez que parecía interesada en él, parecía huir.

Siguieron conversando sobre asuntos proscribáis, tomaron el tren y se dirigieron para el centro de la ciudad. Kelsey había escogido un restaurante que su padre apreciaba frecuentar, bastante tradicional, esperaba que ella me gustara. Siguiendo el consejo de Austyn, Saori evitó a todo coste asuntos personales. Kelsey percibió eso, pero atribuyó a la timidez de ella. Después del almuerzo caminaron despacio por la ciudad por un buen tiempo, después siguieron para la supuesta casa de ella.

Nirmala estaba sentada en el banco del jardín al lado de Austyn, que le había tomado la mano entre las suyas. Ella estaba plenamente feliz, su tío había apreciado muy Austyn, que le había parecido también tener simpatizado con él. Veía una posibilidad de sus sueños se realicen en un futuro bien próximo. Austyn acariciaba suavemente su mano.

— El día está perfecto.

— Más que perfecto — dijo ella. — Quedé muy feliz que usted y mi tío se entendieron.

— Si eso no hubiera acontecido, usted me dispensaría.

— Sí — ella sonrió con dulzura. — Jamás seré capaz de contrariar mi tío.

— Ni debe, él es una persona muy sabia. Ahora ya puedo decir oficialmente que usted es mi novia. Tuve miedo que él no aprobara.

— Yo también...

Austyn la tocó de leve en la barbilla, ella irguió el rostro y sus ojos se encontraron. Él aproximó un poco su rostro del de ella, buscando su respuesta a la pregunta que su mirada formulaba. Nirmala llevó la mano libre a la nuca de él, tocando suavemente la piel bajo los largos cabellos negros. Él se inclinó un poco más y sus labios se unieron de forma gentil.

Saori y Kelsey venían caminando a pasos lentos en dirección a la casa de Nirmala. Hube Llegado la hora crítica para Saori, no tenía cómo huir y tendría que mentir, al menos parcialmente.

— Tendré que viajar a trabajo esta semana.

— ¿Hacia lejos?

— Europa.

Él pareció quedar preocupado, lo que a dejó bastante aprensiva.

— ¿Va a quedar mucho tiempo por allá?

— La previsión es de tres días, debo estar de vuelta a finales de la semana.

— Vaya — él suspiró aliviado —, sino yo moriría la echando de menos... así solo casi moriré. Usted volverá a tiempo de rescatarme.

Él tomó coraje y la cogió de la mano, Saori estaba pareciéndole más relajada hoy. Aún así, fue con cuidado, si ella quisiera retirar la mano, podría. Como ella no hizo mención de recular, Kelsey cogió con firmeza la delicada mano que sudaba en el contacto con la suya. Llegaron frente a casa. Del jardín, donde estaban, Nirmala y Austyn los habían visto, pero el otra pareja no los percibió allí.

— Mi tío debe estar en la siesta, es mejor no incomodarlo — dijo Saori.

— Sí — asintió Kelsey. — Usted va a viajar mañana?

— Martes por la mañana.

— Entonces yo te llamo mañana.

Ella quedó en silencio, mirando para el suelo y recordando los alertas de las amigas... los consejos de Nirmala... Kelsey colocó ambas manos en sus hombros, ella irguió los ojos para él, estaban prójimos, pero no el suficiente aún. Él dio paso de encuentro a ella, Saori sintió la propia respiración acelerarse y cerró los ojos. Kelsey interpretó eso como una invitación, pasó un brazo por su cintura y colocó la otra mano en su nuca, trayendo su cabeza para más cerca de la de él. Saori sentía la respiración de él, también alterada por la emoción, en su rostro, instintivamente entreabrió los labios.

* * * * * *

— ¡Buenos días, Kelsey! — saludó Nikki con un buen humor inusual en él.

— ¡Buenos días! Yo que estoy enamorado y usted que llega en la mayor alegría. ¿Lo que aconteció?

— Mi cuñada consiguió convencer a la jefe de ella a hacer cambios en el sistema de seguridad de la empresa. Puede ir preparando un presupuesto.

— ¿Perdiste el juicio, Nikki?Nosotros no tenemos estructura para atender un edificio de aquel!

— ¡Maluco está usted en pensar de no aprovechar la oportunidad de nuestra vida! Otra cómo esa, nunca va a aparecer. Si la gente conseguir ese contrato, quedamos con la vida hecha.

— ¿Y se consigamos el contrato y no tengamos condiciones de cumplir?

— Sólo vamos nos proponer a hacer lo que tenemos condiciones de hacer, no somos idiotas. ¿Va a salir con su novia hoy?

— No, ¿por que?

— Entonces, usted va a cenar en nuestra casa. La June va a pasar para gente todo que sabe del sistema de la empresa para gente montar nuestra propuesta.

— ¡Cómo no!

* * * * * *

Marina entró en la sala de Saori y lanzó una mirada general para las amigas allí reunidas.

— Lo siento por el retraso — dijo Marina —, pero no estaba sintiéndome muy bien al levantar.

— Ningún problema cuanto al retraso — repuso Saori —, pero usted está enferma?

— No es nada. Hace días vengo despertando así. Estoy saliendo demás, pero ahora descansaré, queden tranquilas.

— Debería buscar un médico — sugirió Nirmala —, siempre es mejor prevenir.

— Es cansancio mismo, sólo lo siento por la mañana, después pasa.

— Desistan, ya la mandé al médico varias veces y ella no va — dijo Tayla.

— Saori, ¿algún asunto inesperado para usted marcar esa reunión?— preguntó June.

— No, es que semana pasada yo me cansé de repetir para cada una de vosotros el informe de mi salida con Kelsey. Esta semana resolví las reunís y contar una única vez.

— No necesito oír más nada para saber que está perdidamente enamorada — comentó Tayla. — ¡Sólo el amor para hacer alguien perder la noción del ridículo de ese jeito!

— ¿Usted no sería una de las que me buscaría hoy para preguntar como fue el encuentro de ayer?— espetó Saori.

— ¡La primera de la lista! Ya tenía hasta solicitado un horario para Mai.

Todas rieron y Saori comenzó a contar lo que había acontecido el día anterior. Una vez más escuchó las críticas sobre ocultarlo quién de hecho ella era.

* * * * * *

June se acostó al lado de su marido, había acabado de acomodar la pequeña Yuriko en su cama.

— Mañana nuestro bebé completará nueve meses — dijo ella.

— Pasa tan rápido — suspiró Silas — Luego no será más un bebé. Parece que era ayer que Yukiyo estaba en la cuna.

— Ya se van diez años, que de cierta forma yo no vi pasar. Tuvimos tiempos tan difíciles.

— Pero ahora todo está bien.

Él abrazó su esposa, acurrucándose a ella. June era su fuerza, su apoyo, el sentido de su vida, pues fuera ella que había traído al mundo sus bienes más preciosos: Yukiyo, Yoshito y Yuriko. Todos decían que ellos eran malucos, pues cuando Yukiyo tenía cinco años, decidieron tener más un hijo. Yukiyo fuera un accidente, un descuido de jóvenes imprudentes... pero fuera su mayor alegría en los periodos negros de la muerte de sus padres y de los padres de June. Todo había acontecido tan rápido... tan enseguida... que se no fuera por el chico que tenían para crear, ambos tendrían desmoronado. Por esa razón, poco tiempo después optaron por más un hijo – habían descubierto lo cuánto ellos completaban la vida de una pareja enamorada - y ahora su princesa, que también fue muy deseada. No amaban menos al primer hijo por no haberse planeado su nacimiento, pero los otros vinieron de una forma diferente... más tranquila.

— Silas... yo tengo miedo de una cosa...

— Diga.

— ¿Cómo los niños van a quedar cuando Nikki se fuera?Él no vivirá para siempre aquí.

— No, pero aún tarda para ser posible que él viva solo. Mientras tanto, vamos a aprovechar su compañía, y del jeito que está apegado a los chicos, creo que no tendrá ganas de cambiarse tan cedo. Hasta allá, ellos estarán mayores y será más fácil.

— Espero. La fiebre de Yoshito pasó, pero pienso que él vaya a manifestar alguna enfermedad.

— Quizás.

* * * * * *

Los días en que estuvo fuera, Saori se sintió extraña sin las llamadas de Kelsey antes de dormir. Sabía que echaría en falta de eso, pero no imaginaba que se sintiera vacía sin oír la voz de él. Se preguntaba ¿cómo él estaría sintiéndose?¿Todo continuaría igual tras esos días de alejamiento?Deseaba ardientemente que sí. En caso afirmativo, si la próxima semana todo estuviera bien entre ellos, le contaría.

* * * * * *

June se apresuró en arreglarse las tareas que le habían sido delegadas en la última reunión. Eso le era habitual, pero esta vez tenía motivos aún más fuertes para apresurarse: quería ayudar su cuñado. Conocía la capacidad de trabajo de Nikki y sabía de su necesidad de un buen contrato. La empresa era mucho más del que él podría haber soñado, pero ella confiaba que él pudiera dar cuenta del recado. Mientras más rápido tuviera las propuestas de algunas empresas, mejor. Claro que la empresa actual debía ser consultada, y ella seleccionó tres más, además de la de su cuñado. Eran las mejores del país, pero ella creía que Nikki pudiera tener una propuesta que las superara. Cuando Saori retornó, el viernes, le entregó los informe del que había hecho, así como de las empresas de seguridad. Adam, con su obsesión por el bien estar de la Señorita, fue un óptimo aliado para apresurar Saori a rever el sistema de seguridad, ella marcó una reunión para el próximo jueves, y colocó esto en pauta.

* * * * * *

Como Marina no estaba yendo al bar, Angelos venía todas las noches, después de dejar Austyn en casa, buscarla. Estaba preocupado con ella, Marina venía pareciéndole abatida. Aún creía que fuera a causa del hermano, que estaba prendido, pero ella se negaba a conversar sobre ese asunto. Fuera lo que fuera, ella andaba con un aire cansado y abatido y eso estaba le preocupando. Angelos sabía de las responsabilidades de Marina en la empresa, y llegó a sugerirle que quitara vacaciones, lo que le hizo oír un discurso sobre responsabilidad. En esos momentos, él se preguntaba si ella sería una mujer capaz de realizar su sueño de tener hijos y constituir una familia unida como su nunca fuera... parecía difícil, pues Marina era viciada en trabajo... pero, a la vez, una chica romántica y soñadora... La amaba demás para desistir...

* * * * * *

El domingo Saori fue almorzar con Kelsey, repitiéndose las estrategias de la semana anterior. Todas las veces que huía de alguna cuestión personal, Saori si disculpaba mentalmente “Semana que viene yo cuento para él y eso acaba”. Ya había visto que el interés de Kelsey no se había borrado, que él no se había importado con su viaje a trabajo. Él sabría aceptar las obligaciones sociales que ella tenía...

* * * * * *

Austyn almorzó con Nirmala en la cuarta y domingo fue hacia la casa de ella. Tenía que ser sincero consigo mismo: tenía ganas de conversar con el tío de ella, él le había transmitido una sensación muy agradable, como si ya lo conociera hace mucho tiempo. A la tarde, salió con Nirmala para dar un paseo. Combinaron de almorzar juntos el miércoles.

1 comentario:

  1. Hola!!
    sera que Marina estará embarazada ??
    Saori no puede perder mas tiempo, tiene que revelarle la verdad, sino va a ser muy duro para ambos.
    besos ^ ^

    ResponderEliminar

hostgator coupon codes