lunes, 31 de enero de 2011

Trampas del Destino - CAPÍTULO 9

— Yo no creo que usted hizo eso de nuevo, Tayla! — exclamó Marina

— Pues... ¡lo hice! Saori va a querer matarme, pero ella queda sólo en la gana, no mata.

— Cualquier día ella mata, porque eso siempre atrasa las reuniones. ¿Cuando es que usted va a aprender a usar la tarjeta de seguridad correcto?

— ¿Con seis tarjetas de acceso?¡Nunca! No adelanta, Marina, yo siempre me confundo. Soy una estúpida.

— Ya deberíamos haber empezado a rezar para alguien de la seguridad aparecer inmediatamente y desbloquear eso.

— Y para no haber trabado el sistema entero. En la última vez ocurrió eso. Prendí todos en donde estaban.

— ¡Y usted aún queda riendo!

Llevó casi diez minutos para que alguien de la seguridad llegara.

— ¡Bendecido Akira! — exclamó Marina — Vosotros están quedando ágiles en resolver eso.

— Es la práctica — repuso el joven de la seguridad con diversión —, está aconteciendo toda semana. Ni voy a preguntar quién de las dos fue.

— La empresa entera sabe que yo soy desastrada — dijo Tayla riendo.

Akira insertó la tarjeta de seguridad, desbloqueando la puerta que Tayla había trabado, liberando así todo el sistema.

— ¡Vaya! ¿Será que es bueno yo acompañarlas para ir destrabando las puertas?

— Deje — dijo Marina —, ahora yo cuido para que ella use la tarjeta correcta.

Las dos siguieron para lo 28º piso. Cuando entraron en la sala de reuniones, algunos las miraban irritados, otros, divertidos. Ambas buscaron el rostro de Saori, que parecía estar divirtiéndose con la situación. Viendo la expresión de Saori, Marina susurró para la amiga el pensamiento que le ocurrió.

— Agradezca a los cielos por ella estar enamorada, así queda de buen humor y perdona sus tonterías.

Marina y Tayla tomaron sus lugares en la mesa de reuniones y Saori dio inicio a la pauta de asuntos del día. La reunión fue larga, cerca de tres horas y media, y al final, Saori señaló para las amigas queden. Así que todos salieron, ellas miraron curiosas para suya jefe.

— Tengo algunos compromisos en la Suiza semana que viene — dijo Saori. — Sólo Adam irá conmigo, Nirmala quedará, y responderá por cualquier cosa que sea necesaria.

— ¿Va a quedar fuera muchos días?— preguntó Marina.

— La previsión es de sólo tres.

— Puede ir tranquila, la gente da cuenta aquí — indicó Tayla.

— Sé de eso. La única cosa que usted no da cuenta es de las tarjetas.

Fue inevitable que todas rieran, inclusive la propia Tayla.

— Lo siento, Tayla, pero es extraño que usted no se acierta con el sistema de seguridad. Justo usted, la más inteligente de nosotras.

— Yo ya desistí — repuso la rubia — de ahora en delante voy a andar siempre con la Marina, ella que cuide de abrir para mí.

— Acordé de la Tayla esos días — intervino June — mi cuñado estaba describiendo un sistema de seguridad que agrupa todo en una única tarjeta con la misma eficiencia de nuestro. Sería la salvación de ella.

— Usted debería pensar en hacer un chequeo en la seguridad, Saori — observó Marina. — El sistema ha fallado mucho, hasta la tarjeta correcta a veces bloquea. Y otras veces, el errado libera. Tal vez haya algún problema.

— Así que terminar lo que decidimos en esa reunión, June, trate de eso. — pidió Saori — Haga un levantamiento de opciones de sistemas y costes para presentarme. Vamos que ya es tarde.

* * * * * *

Durante la tarde de sábado, Kelsey llamó para Saori invitándola para almorzar juntos el domingo. Ella aceptó, pero quedó insegura cuánto a cómo portarse y fue buscar Nirmala. Viendo la amiga llegar en la casa de su vecina del frente, Marina dio un tiempo para ellas conversen y fue hasta allá. Estaba preocupada, para Saori venir así, tenía que ser algún asunto serio. No se dio al trabajo de tocar el timbre, pasó directo por el portón, batiendo a la puerta de la casa de Nirmala.

— Hola, Marina. Algún problema?— a la vez que decía eso, Nirmala la invitaba con un gesto para entrar, lo que Marina hizo.

— Yo es que vine a preguntar eso, vi Saori llegar. Hola, Saori.

— Hola. Está todo bien, pero ya vi que no puedo más visitar Nirmala en secreto. Usted no gustaría de cambiarse, Marina?Porque Nirmala no puede, su tío no abandonaría esa casa por nada en ese mundo.

Marina rió, percibió que el tono de Saori era de broma.

— Salió con Kelsey o marcó un nuevo encuentro y vino a conversar con la consejera oficial del grupo. ¡Ojo! Ella está enamorada, eso saca el quicio de cualquiera, incluso de nuestra Nirmala.

— Estoy enamorada sí, Marina. No voy a quedar intentando disfrazar.

— No consigue — atajó Saori.

Las tres rieron, y Marina pensó que finalmente sus amigas estaban experimentando la felicidad que ella había conocido cuando encontró Angelos.

— ¿Van a salir hoy?— preguntó Saori

— Sí. Venga con la gente — invitó Marina —, es la última vez que tocan allí. Semana que viene empiezan en otro lugar, y antes de ver exactamente como el ambiente es, a Angelos no le gusta que yo vaya.

— Él tiene razón, no es cualquier lugar que da para la gente ir así, solas. Puede causar alguno aburrimiento, y creo que él no quedaría sin hacer nada allá en el escenario, cantando, mientras alguno le incomodara.

— ¡Cielos, Saori! — exclamó Nirmala — Creo que daría la mayor confusión.

Marina se había desconectado un poco de la conversación, hace días venía cuestionándose sobre su relación con Angelos. Nirmala fue preparar un té para las amigas.

— ¡Que pasa, Marina?Quedó quieta, pensativa — preguntó Saori.

— Pensando en Angelos. ¿Usted viene con nosotros?

— Voy. Sabe que estoy comenzando a gustar de divertirme.

* * * * * *

Angelos había terminado el calentamiento de la voz y observaba Austyn preparar su instrumento, estaba preocupado con el amigo.

— Austyn, estoy hallando usted distraído hoy. ¿La culpa es de Nirmala?

Austyn dio un suspiro.

— Me gustaría que fuera por ella, pero no es.

— ¿Desistió?

Austyn sonrió.

— Usted no ha comprendido lo que yo le dije en la tercera.

— ¿Lo que es?¿Su tío?

— Sí. A la vez que la historia de la sobrina descarte por completo la hipótesis de este hombre ser mi tío, mi intuición apunta para él. Aún no me decidí lo que hacer, de momento pedí para proseguir con las investigaciones sobre él.

— Está correcto, su intuición siempre fue perfecta. ¿Y Nirmala?

— Voy a almorzar con ella mañana, en la casa de ella.

— Entonces es serio — observó Angelos.

— Quiero conocer el tío de ella y le pedir permiso para que Nirmala sea mi novia.

— ¿Usted aún hace esas cosas?— bromeó el cantor — ¡Vaya! Es siglo XXI.

— Sólo voy a tratarla con el respeto que una mujer como ella merece. — repuso Austyn con serenidad. — Desista, tenemos opiniones diferentes sobre eso. Sé lo cuánto ama la Marina, aún no concordando con el tipo de relación que tiene con ella, respeto la forma con que faena con ese su sentimiento. Vamos que ya está en la hora de comenzar.

Marina había reservado una mesa, por eso llegaron encima de la hora. Tayla, June y Silas ya esperaban por ellas. Intercambiaron algunas palabras antes de Angelos comenzar a llenar el salón con su voz. June creyó que él estaba melancólico hoy y susurró eso para Silas que, con los ojos, concordó con la esposa.

Marina observaba la pareja y sintió una punta de envidia por la forma como se comunicaban sólo por gestos y mires, como se uno leyera los pensamientos del otro. ¡Vaya! ¿hacía cuántos años que estaban juntos?El hijo más viejo de ellos ya había completado diez años. Ambos decían que se amaban desde la infancia, cuando se conocieron en la guardería. ¿Algún día tendría tamaña afinidad con Angelos?Hubo creído que sí, pero empezaba a tener dudas.

Nirmala poco oía de la canción, a ciegas, su espíritu vagaba por las notas salidas del sax. Quedaba imaginando que él tocaba sólo para ella... que decía por la melodía lo que Angelos expresaba con palabras.

Tayla y Saori se divertían observando Nirmala, si un rayo cayera allí era posible que ella no lo percibiera. Saori intentaba alejar la ansiedad para el encuentro del día siguiente, había conversado bastante con Nirmala y su tío. Las palabras de confianza de su amiga habían aliviado su espíritu.

En el intervalo, Angelos y Austyn vinieron hacia la mesa. Después de los saludos, Austyn invitó Nirmala para ir hacia la terraza a tomar la fresca. Angelos aprovechó la silla vaga para sentarse al lado de Marina. Pasó el brazo por los hombros de la novia y la besó. En momentos como ese, las dudas de ella desaparecían. Austyn volvió con Nirmala solamente en los últimos instantes del intervalo.

Volviendo al escenario Angelos lanzó una larga mirada sobre Marina antes de empezar la melodía al piano. Ella estremeció al oír las primeras notas, era la música que él cantaba cuando ella entró en aquel bar, hace dos años atrás...

They asked me how I knew

My true love was true

I of course replied

"Something here inside

Cannot be denied"

Escalofríos recorrían su cuerpo de cima a bajo, Angelos no desplegaba los ojos de ella, y Marina había quedado aprisionada en la mirada de él. Era como si no hubiera más nadie allí, como si él cantara solamente para ella. Fuera exactamente eso que había acontecido cuando oyó su voz por primera vez y se volcó para el escenario, encontrando sus ojos clavados en ella: algo, en el más íntimo de su ser le avisó que allí estaba el hombre que haría su vida completa. Angelos deseaba que ella comprendiera la declaración que estaba haciendo, que percibiera que esa era la forma que había encontrado de decirle lo cuánto a amaba.

They said “someday you'll find

All who love are blind

When your heart's on fire

You must realise

Smoke gets in your eyes”

Tayla exhibía una sonrisa irónica, despreciaba el amor... o por lo menos la forma como el mundo estaba tratando este sentimiento. Gran verdad había dicho la canción: quién ama queda ciego, como se a llama que surge en el pecho produjera humo e impidiera de se vea siquiera un palmo delante de la nariz. Los enamorados quedan tontos, pierden totalmente su capacidad de raciocinar, hacen las mayores locuras. ¿Como se puede considerar eso una cosa buena?Observaba Nirmala, con la mirada perdida, por supuesto pensando en Austyn. Saori, apartada de todo que acontecía a su alrededor, soñando despierta con Kelsey. Marina atrapada en los ojos de Angelos, tomando para sí las palabras de una canción escrita hace mucho tiempo que él sólo repetía. Silas y June, acurrucados uno al otro como se fueran las únicas personas sobre la Tierra.

So I chaffed and I gaily laughed

Te lo think they would doubt my love

Yet today, my love has flown away

I am without my love

Saori se preguntaba si esto era uno aviso. Todos estaban alertándola del peligro de su comportamiento con Kelsey, de la probable reacción de él al saber de sus mentiras. Y ella estaba haciendo poco caso de los alertas, fingiendo creer que todo estaba bien. Repitió para sí misma: “Tras el viaje yo cuento.”

Now laughing friends deride

Tears I cannot hide

So I smile and say

"When a lovely flame dies,

Smoke gets in your eyes."

June rozó sus labios nos del marido, Silas la apretó contra sí e inició un beso repleto de pasión. Tenían certeza que la llama del amor de ellos jamás se extinguiría, habían sobrevivido a duras probaciones, no sucumbirían. Las dificultades sólo habían fortalecido los lazos que los unían... Así como suss propios padres, morirían juntos, amándose... ni la muerte los separaría.

* * * * * *

Angelos se estiró en la cama y atrajo Marina para junto de sí, besándola en la sien.

— ¿Preocupada, mi amor?— preguntó él.

— Saori.

— Ella ya es crecida para cuidarse sola, y sabe de los riesgos del que está haciendo.

— Ella nunca se enamoró, Kelsey es el primer novio de ella.

— ¿Y eso demanda tamaña preocupación de su parte?

Ella sonrió, tal vez él no consiguiera comprender el lazo que las unía.

— Estoy con un malo presentimiento hace días...

— ¿Su hermano?

— No, está todo bien con él. Tal vez no sea nada, sólo TPM.

Angelos percibió que era hora de cambiar de asunto, no debería haber hablado en el hermano de ella. Marina aún no conseguía conversar sobre eso.

— Creo que conocí el hermano del marido de su amiga. ¿No fueron los padres de él que murieron en un accidente con el helicóptero en el mar?

— Sí, ¿usted conoce la historia?

— Lo que quedé sabiendo en la época fue que el padre de ellos estaba pilotando y que fue intencional. La esposa estaba con una enfermedad sin cura, sufriendo mucho y para ahorrarle sufrimiento él lanzó el helicóptero al mar.

— Sí, fue apenas en el inicio de la facultad, ellos ya eran casados. June sufrió mucho, se daba bien con los suegros, las familias siempre habían sido amigas. La madre de Silas estaba con cáncer, descubrieron tarde, intentaron algunas cirugías, pero siempre surgían más y más metástasis. Fueron gastando todo lo que tenían, hasta la empresa fue vendida para pagar el tratamiento, pero los médicos acabaron dando el caso por perdido. Entonces el marido decidió por fin al sufrimiento de ella, dejó una carta para los hijos, pidiendo que ellos comprendieran lo cuánto él amaba la esposa y ellos propios, no quería verlos desesperados por el sufrimiento de la madre. Y también, luego enseguida los padres de June fallecieron después de un accidente automovilístico, la fortuna de ellos fue dejada en el hospital. De una hora para la otra quedaron solos y sin dinero.

— Nikki era novio de mi vecina y terminó con ella diciendo que necesitaba cuidar del hermano. En la época creí que fuera un crío. Ahora usted me cuenta que era casado y padre de un hijo, fue disculpa mismo.

— No. Nikki es muy protector con el hermano hasta hoy. Pienso cómo él sea con los sobrinos...

Ambos rieron, Marina iba relajando con la conversación y los cariños de él... a los pocos aquella sensación incómoda aliviaba, pero no llegó a desaparecer por completo.

2 comentarios:

  1. Hola linda! tienes un premio bloggero en mi blog por si lo quieres: http://zonaexentrica.blogspot.com/2011/02/premio-gracias-karol-scandiu.html
    besos ^ ^

    ResponderEliminar
  2. Se a poniendo cada vez mas interesante la historia!!
    beso ^ ^

    ResponderEliminar

hostgator coupon codes