lunes, 24 de enero de 2011

Trampas del Destino - CAPÍTULO 7

En la mañana de lunes, Saori tuvo que recibir todas las amigas para contar como fuera su encuentro, ellas estaban ansiosas por ver la amiga feliz, pero, también, tenían miedo de las consecuencias de la manera como Saori actuaba.

— No creo que tendré que contar todo nuevamente — dijo Saori con enfado. — Debería haber convocado una reunión extraordinaria con vosotras para darles esas informaciones.

— Debía haber pensado en el muy curiosas que nos quedaríamos — repuso Marina, riendo.

— Estoy enojada con usted.

— ¡Conmigo! ¿Por que?— la pelirroja quedó atónita — Yo no hice nada.

— Hizo — afirmó Saori. — Nirmala ya me contó que has hablado la verdad para su novio y Austyn, que estaba junto, también sabe. No me gustó eso.

— Si Angelos no hubiera tocado en el asunto, yo quedaría callada — defendióse Marina. — Pero ya te lo he dicho que entre nosotros no hay mentiras. Por más que eso a veces haga daño. No espere que yo le pida disculpas.

— Conozco el suficiente de usted para saber que no lo haría, pero no es necesario. Hay males que viene para bien. Austyn y Kelsey se conocen de los tiempos de colegio, y sabiendo de la historia, trató de quitarlo de allá antes que yo me complicara.

Y más una vez Saori contó como fuera su encuentro con Kelsey.

— Muy bueno, pero es mejor usted le cuente luego la verdad. Eso fue sólo una muestra del que vendrá — aconsejó Marina.

— Si vas a quedarse insistiendo en eso, puedes ir.

— Vaya, ya le he dicho lo que pienso, no voy a repetir más. ¿Cuando será el próximo encuentro?

— No marcamos nada.

— ¡No creo! ¿Cómo lo deja escaparse?

— Austyn quitó el Kelsey de allá muy rápido. Ahora tengo que quedarme esperando él llamarme otra vez... si es que hará eso...

— O usted lo llama a él — sugirió Marina

— Yo no le pedí el número.

— Ya oíste hablar en identificador de llamadas, ¿no? — repuso Marina con una sonrisa burlona — Él te conectó, usted ya tiene el número de él, ¡tonta!

Saori rió, en esos asuntos era realmente una tonta.

* * * * * *

Kelsey intentaba concentrarse en el presupuesto que estaba organizando, pero su pensamiento volaba para la tarde anterior. Le había gustado tanto su cita con Saori. ¿Será que a ella le había gustado su compañía?Maldecía Austyn por tenerle hecho dejarla de aquella manera abrupta, ni había hablado con Saori sobre la posibilidad de salieren juntos vez. Si arriesgaría llamándola más una vez.

* * * * * *

Saori se jugó en la cama, estaba cansada y no tenía hambre, hoy no cenaría. Ahora no podría más volver de tren para casa, sería arriesgado. Había huido de dar a el Kelsey más explicaciones con aquella disculpa, pero, ¿y si él quisiera acompañarla hasta la casa de la patrona y después llevarla hacia su casa?Actuaría con prudencia, no deseaba perderle.

* * * * * *

Nirmala llegó en casa empapada por la lluvia que había caído apenas salió de la estación. Su tío previno que eso acontecería y a esperaba con un té caliente. Ella intercambió las ropas mojadas y volvió para la sala a fin de aprovechar ese regalo de su tío.

— Sé que apreció ser recibida con este té, pero tengo algo que le va a ser más agradable — dijo Li Zheng sonriendo. — Austyn llamó por la tarde.

El corazón de Nirmala disparó, ¡él la había buscado!

— Él me gustó, Nirmala. Educado, tranquilo, gentil al extremo. Me dio una sensación buena.

Ella sonrió, su tío nunca se engañaba sobre las personas.

— Él le ha dejado un recado. — declaró el anciano — No quiso llamarla en el móvil para no interferir en su trabajo, podría ser una hora inconveniente, y no podría llamar más tarde. Austyn quiere almorzar con usted miércoles, dejó el número del móvil de él para usted dar una respuesta. En su lugar, mi hija, yo aceptaría.

— Voy a aceptar, tío. Me gustó.

— Me parece que él merece eso.

Kelsey miró el reloj... ¡maldición! Había perdido la hora haciendo el presupuesto. Sí que era necesario, pero quedara tarde para llamar a la Saori. No había llamado por ella más cedo pensando que podría estar trabajando aún y se enojase con él, ahora había quedado muy tarde. No, llamaría asimismo. Eran sólo las diez y quince, no tan tarde así. Hizo acopio de valor y llamó. El teléfono tocó varias veces, ya estaba perdiendo la esperanza cuando ella atendió.

— Hola, Kelsey.

— Hola, Saori, ¿cómo te va?

— Bien, ¿y usted?

— Lo mismo, aunque que para morir encima de un presupuesto que pidieron hoy y lo quieren mañana.

— Usted debería haber exigido un plazo para hacerlo.

— Sí, sería el correcto, pero no estamos en condiciones de contrariar los clientes.

Él escuchó ella ría del otro lado de la línea, se alivió, estaba probado que no había quedado enojada por él la llamar a esa hora.

— ¿Podemos encontrarnos algún día de esa semana?— él preguntó.

— Sí.

— ¿Que le parece en el jueves?

— Bueno. ¿Alguna sugerencia?

— Aquel mi amigo que encontré ahí en su casa me contó que está tocando en un bar agradable, pensé en llevarte allí.

— Vaya, me gusta la música en vivo. ¿Nos encontramos allí?

— Me gustaría buscarte en casa, ¿puedo?

— Por supuesto.

— Entonces voy a buscarle a las nueve y media.

— Me parece bien.

— ¿Saori?

— ¿Sí?

— ¿Yo puedo llamarte todas las noches?

— Sí, está bien. Me gustará.

— Entonces, hasta mañana.

— Hasta.

Él concluyó la llamada sintiéndose un idiota... ¡preguntar se podía llamar todo día! ¿De donde había quitado eso?Era cosa de niño ese tipo de pregunta imbécil. ¿Por qué tenía que comportarse de esa forma tan idiota cuando hablaba con ella?Acabaría perdiendo Saori se continuara a actuar así. ¡No soportaría eso!

Saori colocó el móvil en la mesa de cabecera, abrazó la almohada y cerró los ojos con fuerza. ¿Estaría soñando?Él había llamado pidiendo para encontrarse de nuevo... y quería hablar con ella todos los días... Era buen demás para ser verdad... Recordó las palabras del tío de Nirmala: “Cuente luego, antes que sea tarde demás.” Si durara hacia después de su viaje, contaría la semana siguiente. Ese era el plazo. Adormeció pensando en Kelsey y en la posibilidad de ser feliz al lado de él.

* * * * * *

Nirmala entró en la sala trayendo las notas que Saori le había pedido.

— Mi hada-madrina me contó que el Kelsey te llamó.

Saori rió de la broma de la amiga.

— Su hada-madrina es muy bien informada, eso fue anoche y ella ya le contó. ¿Por qué usted adivinó?¿Su tío?

— No. ¿Que otro motivo dejaría usted en esa felicidad?¡Ninguno!

Saori quedó un poco sonrojada.

— ¿Es tan visible así?

— No, imagina... — murmuró Nirmala, divertida — Solamente el Adam y la Mai vinieron a preguntarme, porque el resto del personal no tuvo coraje o aún no te vio.

Saori quedó roja, haciendo Nirmala reír.

— Desista, Saori, cuando se está amando, no hay como disfrazar.

— Tengo la impresión de que no soy la única persona feliz en esta sala.

— ¡Por supuesto! Voy a almorzar con el Austyn mañana.

— ¿Y si yo necesitar de usted?— bromeó Saori.

— Va a quedarse necesitando.

— Yo soy su patrona.

— Yo cuento la verdad para el Kelsey.

— ¡Usted ganó!

Las dos rieron mucho, la felicidad que estaban sintiendo inundaba sus corazones. De pronto volvieron a creer en el futuro, lo que hace algún tiempo atrás les parecía imposible.

— Va a salir de nuevo con el Kelsey?

— Él me invitó para ir al bar en que Austyn toca.

— Usted aceptó, espero.

— Acepté, pero preciso de un favor suyo: no dejar las chicas vayan hacia el bar en el jueves, pero sin decir que yo iré. Si ellas supieran, van a querer ir echar un vistazo.

— Puede quedarse tranquila, yo las quito del camino. Además — añadió Nirmala —, creo que necesitará de la casa también, él va a querer llevarte hacia en casa.

— ¡Vaya! Ya lo iba olvidando. Él insistió en buscarme en casa. Necesito de su casa prestada para ir y para volver.

— Prepárese para oír mi tío, aún ayer, al hablar sobre Austyn, él repitió lo que habló para usted.

— Sin problemas, sé que él insiste por bondad. Igual vosotras. Pero ya me he dado un plazo: si el interés de él durar hasta tras el viaje, contaré. De lo contrario, ya ni tendré más para quién contar.

— No piense así, Saori. Él está muy interesado en usted, no va a desistir.

— ¡Su tío está de acuerdo que salgas con Austyn?¡No le importa que él sea músico?

— Crea, Saori, por primera vez a él le gustó algún muchacho. ¿Acuerdas que él siempre tenía un monte de restricciones a mis candidatos a novio?Pues, de esa vez él está casi más encantado que yo.

— Qué bien, Nirmala, pues sé que usted sigue fielmente las opiniones de él, sin embargo, dudo que él esté más encantado con el muchacho del que usted. ¡Usted está cayendo de amores!

— ¡No exagere!

— Está sí.

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Cristina!
    ¿Cómo estás?
    Pasando a leer el nuevo capi. Sigo insistiendo con que Saori debe contar la verdad; al menos parece que se ha dado un plazo... espero que no resulte demasiado tarde. Se nota que Kelsey está enamorándose de ella y ella de él; espero que ella no lo estropee con sus mentiras.

    Feliz semana.
    Besos,
    Bri

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    mientras mas demore en contarle mas grande puede llegar a ser la desilusión de Kelsey, se arriesga demasiado.
    besos ^ ^

    ResponderEliminar

hostgator coupon codes