lunes, 17 de enero de 2011

Trampas del Destino - CAPÍTULO 5

Durante el sábado, Kelsey decidió llamarla, pero cada vez que cogía el teléfono... ¡faltaba coraje! Ahora ya era tarde para invitarla para salir, sólo se fuera para el día siguiente... sí, tal vez eso fuera una buena idea, sería más difícil rechazar... o más fácil? Bueno, si él no intentara, nunca sabría. Sus manos temblaban cogiendo el teléfono.

Saori se asustó con el toque de su teléfono. Miró en el reloj y pensó que podría sin Marina insistiendo más una vez para que ella saliera. Vio la identificación de la llamada y su corazón dio un salto... ¡un número desconocido! ¿Sería él? Podría ser engaño...

— ¿Oigo?

Él heló al oír la voz de ella... pero no podía desistir ahora...

— ¿Saori?

— Sí.

Ella ya había reconocido la voz de él, su corazón batía acelerado... ella tenía la impresión de que él podría lo oís del otro lado de la línea...

— Es el Kelsey... lo cara del tren...

— ¡Ah! Sí. ¿Como estás?

— Muy bien gracias ¿y usted?

— Bien.

Se hizo un pequeño silencio entre ellos.

— ¿Estás ocupada? — él preguntó.

— No, estaba sólo revisando unos informes.

— Creo que la molesto, entonces...

— Claro que no — lo atajó Saori —, así me obligas a parar un poco. Ya estaba cansada.

— ¿Usted tiene compromiso para mañana a la tarde?

Ella quedó sorpresa... ¿él iba a invitarla para salir, así, de inmediato? No esperaba por eso... Se acordó del que le dijo a Nirmala y decidió seguir los propios consejos...

—No planeé nada...

— ¿Me haría compañía para ir al cine?

— ¡Menuda idea! Hace mucho tiempo que no voy al cine.

Eso era una gran verdad, la última vez que había conseguido relajar y salir con sus amigas, el primer año después de la conclusión de la facultad, habían ido al cine... ¡hacía tres años!

— ¿Alguna indicación de película? — él preguntó.

— Dejo por tu cuenta.

— Ok. ¿Puedo cogerte en casa?

Ella quedó paralizada... necesitaba de una explicación... no podía parecer grosera y ni dejarlo descubrir la verdad...

— Creo que queda más fácil nos encontremos en el cine — dijo Saori —, a veces mi jefe necesita de mí el domingo de mañana... ahí yo puedo no tener tiempo de volver para casa.

— Muy bien.

Combinaron donde y que horas encontrarse y desconectaron.

— Hasta mañana, Saori.

— Hasta.

Ni bien había desconectado el teléfono, él tocó nuevamente, asustándole, pero Saori vio que era Nirmala y relajó.

— Hola, Nirmala, ¿todo bien?

— Hola. Estoy la llamando para pedirle que venga con nosotros hoy.

— Nirmala, usted sabe que yo no me gusta... y que eso de vosotros tienen querréis obligarme a salir de casa me enfada.

— Es un pedido personal, Saori. Las niñas ni saben que te llamé. A mi me gustaría que usted diera una opinión sobre Austyn... él irá en el almuerzo mañana, y yo no voy a tener cómo escapar... o me aproximo o coloco distancia. Lo que yo haga mañana es definitivo, me gustaría mucho una opinión suya.

Saori suspiró, comprendió lo que la amiga estaba pidiéndole, así como la confusión de los sentimientos de ella... De todo el grupo, eran las más próximas, las que mejor se conocían hasta el fondo del alma. Refrenó su voluntad.

— Muy bien, me voy con vosotras.

— ¡Muchas gracias, Saori! ¡Yo necesito mucho de usted hoy!

— ¿Usted va con la Marina o la Tayla viene a coger vosotros?

— Vamos con la Tayla.

— ¿Hay lugar para más una en el coche?

— Sí, hoy la June y el Silas no van. Quedarán con los hijos.

— Entonces voy a cenar en su casa, después salimos con ellas.

— ¡Vaya! Mi tío quedará muy feliz con su visita, usted sabe lo cuánto él le estima.

— He echado de menos charlar con él. Hasta la noche.

— Hasta.

Saori colgó el teléfono pensando en el cuánto su vida acababa siendo solitaria, aún teniendo compromisos “sociales” en por lo menos veinte días del mes. Nirmala hablaba de las personas y del que acontecía en la vida de ellas con una familiaridad que ella propia no conseguía tener con nadie. Sabía que el cuñado de June estaba viviendo con ellos, conocía los hijos de ella, pero no se sentía próxima el suficiente para hablar de ellos de la forma como Nirmala había hecho...

Saori subió para su cuarto a fin de arreglarse para salir, su amistad con Nirmala le permitía pasar horas en su casa conversando con ella y con el tío. Cuando hubo dicho para la amiga que echaba de menos el tío de ella, fuera sincera, le gustaba mucho conversar con él, era un hombre muy sabio. Escogió una ropa discreta, joyas básicas, dejó el cabello suelto y cogió una bolsa pequeña, para llevar sólo el indispensable. Llamó Adam, comunicándole que iba a salir sola, lo que rindió muchas reclamaciones por parte de él, con las mismas alegaciones de seguridad de siempre.

* * * * * *

Kelsey permanecía jugado sobre el sofá, no tenía ganas de comer ni sentía hambre, era increíble, pero la chica había aceptado salir con él. Parecía un sueño.

Desde los tiempos de facultad él era tímido y titubeaba con las chicas, nunca conseguía una, y cuando conseguía, hacía tanta tontería, se comportaba de forma tan ridícula, que ella desistía y aún avisaba las otras para mantenerse lejos de él. Ahora, del nada, le aparecía esa mujer linda y prestaba atención en él, le pasaba el número de teléfono y aceptaba de primera su invitación para salir... Necesitaba ser cuidadoso para no ahuyentarla mañana.

* * * * * *

Cuando la presentación comenzó, Saori fue cogida de sorpresa por la voz de Angelos, las amigas lo habían cubierto de elogios, pero ella había creído que era exagero... descubrió que no, el muchacho poseía una voz realmente maravillosa, profunda, capaz de alcanzar la profundidad del alma de cualquiera persona. Ahora, sus pensamientos volaban de vuelta al final de la tarde, más precisamente a la conversación con el tío de Nirmala.

Desde que lo había conocido era ciego, sabía muy poco sobre él, y ella nunca había tenido coraje de preguntar. Todo que sabía era lo que Nirmala contaba, que ella era huérfana, que fue abandonada en la floresta y este hombre la había encontrado y creado como hija. Aún ciego, él sabía exactamente como estaba una persona que se aproximaba de él, no necesitaba ver su rostro, le sentía alma. Así había sucedido hoy, cuando llevó Saori hasta el jardín, en la intención de conversar lejos de Nirmala. Él le dio varios consejos, como se estuviera leyendo sus pensamientos.

Nirmala tocó en su brazo, haciendo Saori volver su atención para las compañeras de mesa.

— ¡Ya veo! Cualquiera se queda así, medio aturdido, cuando lo oye por primera vez. Hasta nuestra Saori — sugirió Tayla con diversión.

— Estoy empezando a creer que hay algo más que la voz de Angelos a perturbar nuestra amiga... y que la Nirmala ya sabe — dijo Marina.

— ¡Vaya! A la corta o a la larga vosotras van a quedar sabiendo mismo. — repuso Saori encogiéndose de hombros — Me voy a salir con alguien mañana.

— ¡Yo no creo! — exclamó Tayla.

— Apuesto que usted lo conoció en sus viajes en tren. Esto merece una conmemoración — dijo Marina llamando al camarero y pidiendo más bebidas.

— ¿Marina acertó? — preguntó Tayla

— Sí, yo lo conocí en el tren.

— Y él ni imagina que usted es Saori Campbell. En su lugar — añadió Marina — yo lo contaría mañana, tras el primer saludo.

— Si lo hago así, nunca sabré si a él le gusta a mi o a mi dinero.

— Esa su obsesión aún va a hacerte perder su gran amor — reflexionó Tayla. — Usted va a enamorarse algún día de esos, le va a mentir y él no va a perdonarte. Me oiga, para su propio bien.

— Si él amarme de verdad, va a comprender — insistió Saori.

— Quién ama de verdad, confía. No se empieza una relación con mentiras. Lo que se fundamenta en mentiras, un día cae. ¿Como usted va a querer sinceridad de él si no es verdadera en el que dice?— inquirió Marina.

— Él va a preguntarte de trabajo, va a querer llevarte para casa, conocer su familia — comentó Tayla. — ¿Usted va a mentir todo eso?

— Es la única manera de descubrir.

— Chicas, estoy intentando convencerla de eso hace años, y ya gasté horas de conversación hoy — añadió Nirmala —, desistan. Ella es muy cabezota, mientras no pierda alguien a causa de esa tontería, no va a entender.

— Es una pena que las personas sólo aprendan sufriendo — Marina ladeó la cabeza, mirando Saori.

Hicieron uno brinde con sus jugos, las amigas a llenaron de preguntas, pero Saori quedó un poco pensativa sobre todo lo que ellas le dijeron.

1 comentario:

  1. Hola linda!!
    que suerte que pude ponerme al día ! me ha gustado mucho la historia, a esperar entonces la cita y ver de que hablan, le contara quien es ??
    ya quiero saber !!
    besos ^ ^

    ResponderEliminar

hostgator coupon codes