lunes, 10 de enero de 2011

Trampas del Destino - CAPÍTULO 3



Saori dejó el libro en la mesita al lado del sofá, su móvil llamando sólo podría ser una de sus amigas, y para hacerlo el sábado a la tarde, habrían dos motivos: algún problema o una invitación para salir. Verificó quién a llamaba y empezó a adivinar el motivo de la conexión.

— Hola, Marina.

— ¿Quiere aprovechar la oportunidad de conocer la voz encantada de Angelos? Tayla y Nirmala irán conmigo.

— Agradezco la invitación, pero yo me cansé ayer, quiero acostarme temprano.

— Mañana es domingo, Saori.

— Mañana ser domingo no alivia mi cansancio. Diviértanse, y no olvide del que yo le pedí. Si tuviera alguna novedad, me busque pronto el lunes.

— ¡Ok, jefe! Disfrute de su soledad — añadió Marina con ironía.

— Gracias — dijo Saori, colgando el móvil.

Saori quedó con el aparato en la mano por un rato, pensativa. Para Nirmala salir nuevamente, tenía que haber un motivo. Y un muy serio.

* * * * * *

— ¡Buenos días, Saori! — saludó Marina desde la puerta da oficina.

— ¡Buenos días! Pienso que el motivo de esta visita sea porque consiguió lo que le pedí...

— ¡Exactamente! — Marina la atajó — Levanté toda la ficha del cara. ¿Ya encargó Nirmala de quehaceres lejanos?

— Le pedí a ella que fuera hacia la sala de June y haga algunos levantamientos para mí, va a gastar por lo menos unos cuarenta minutos.

— ¡Menuda idea!

Marina sentó en una de las sillas de en frente del escritorio de Saori, tenía bastante lo que contar. Para arrancar las informaciones de Angelos, había le dicho el verdadero motivo, pues no creía que un noviazgo pudiera tornarse una relación en serio se uno de los dos estuviera involucrado en mentiras y medias-verdades... y quería mucho que lo suyo con Angelos fuese para siempre. Lo amaba como nunca había le gustado nadie en esa vida.

— ¿Su novio sabe bastante cosa sobre él? — preguntó Saori, con ansiedad.

— Todo. El muchacho es hijo de un magnate de la industria electrónica, ya fallecido. Angelos no sabe quién sería, el muchacho nunca le dijo el nombre del padre, pero sabe exactamente quién es. El sujeto fue hacer turismo en China y conoció la madre de Austyn, sin embargo, ya era casado, y fue sólo una aventura, pero ella quedó embarazada. En el parto, la madre murió, y Austyn quedó bajo los cuidados de su único tío. De alguna forma, el padre de él supo de su existencia, y cuando Austyn tenía tres años, fue raptado por el padre y llevado para un colegio interno en la Suiza, donde quedó hasta ir para la facultad en Estados Unidos. Austyn nunca entró en detalles sobre el padre con Angelos, pero parece que él nunca lo visitó en el colegio, pues lo que Angelos sabe, es que Austyn pasaba las vacaciones en la escuela.

— Que extraño... el padre rapta el chico y después no lo visita... No hace muy sentido.

— No para nosotros, para él debería hacer... O tal vez haya muerto antes de hacer lo que pretendía. Austyn es publicitario, trabaja con los Drubbster, además de tocar con Angelos.

— Debe tocar porque le gusta, ya que tiene un buen empleo — reflexionó Saori.

— Más o menos eso... A él le gusta música, pero toca principalmente para ganar dinero. Él acordaba del tío, pero eran recuerdos fragmentados, ya que era pequeño cuando fueron separados. Durante todos los años de escuela pensaba en buscar el tío cuando saliera de allá, pero tenía pocas pistas. Sólo sabía que hube nacido en China, pues estaba en su ficha escolar que había llegado hablando sólo chino. Su padre le había conseguido una falsa partida de nacimiento, y los nombres de sus padres que constaban en ella, eran falsos.

— ¡Dios mío! ¿Ese hombre era loco?

— Austyn recurrió a detectives para buscar el tío, viene haciendo eso mientras los últimos ocho años, y hasta ahora no lo encontró — explicó Marina. — En el jueves, estaba abatido porque tenía una pista que parecía ser muy buena, todo se parecía con su historia, pero el descubrimiento de un detalle, destruyó toda la esperanza de él. Él gasta ríos de dinero pagando detectives en la búsqueda del tío.

— Me quedé con pena del muchacho, parece ser gente buena...

— Angelos garantizó que sí, dije que él es muy serio, responsable y gentil con las damas... ¡Parece que nuestra Nirmala supo escoger!

— ¡Deja que ella la oiga! — rió Saori

— Si hubieras visto los ojos de ella encendiéndose cuándo lo ve... y como queda aturdida cerca de él... Sábado hasta intercambiaron unas palabras, y creo que él también está interesado.

— Esa última parte me gustó, no quiero verla desilusionada. ¿Él es soltero?

— ¡Desde luego! Angelos nunca vio él con nadie en los cinco años que tocan juntos. Dice que él vive para buscar ese tío, es una obsesión... Pero quedé creyendo que él comienza a tener otro motivo para vivir.

— ¡Los ángeles la escuchen! — dijo Saori.

* * * * * *

Todos los días Kelsey iba para la estación con el corazón apretado por la esperanza de encontrar nuevamente la chica, intentó ir más cedo... quedar esperando por ella... su mayor expectativa era de que nuevamente el miércoles consiguiera encontrarla.

* * * * * *

La reunión se extendía más que el previsto, Saori estaba ansiosa para que terminara, lo que había de importante para ser tratado ya lo fuera, ahora sólo habían discusiones y comentarios innecesarios... Ella quedaba cada instante más impaciente, Nirmala percibía eso y se preguntaba el motivo, Saori había planeado ir de tren para casa... ¿sería eso? Tal vez...

Cuando todo parecía decidido, el gerente de obras levantó un punto importante, y la discusión volvió al cero. Saori suspiró sin más elección, no podía hacer nada... no tenía sentido concluir la reunión con asuntos pendientes y marcar otra para el día siguiente sólo por su gana de intentar encontrar una persona en el tren... su escapada para la vida común tendría que ser aplazada. La reunión duró aún más dos horas. Cuando quedaba tarde, Saori no dejaba Nirmala volver para casa de tren, se Marina no estaba junto para llevar la amiga, insistía en llevarla en su propio coche. Como hoy Marina no estaba en la reunión, Nirmala iría con Saori, por eso descendían juntas para el garaje del edificio.

— ¿Por qué usted estaba tan impaciente para la reunión terminar? — preguntó Nirmala.

— Estoy cansada.

— ¿No sería a causa de sus planes para hoy?

— También, pero hago eso mañana — replicó Saori, intentando un tono ligero que no le salió.

— ¿Tenía algún motivo para estar hoy en el tren?

— ¡Nirmala!

— Saori, usted tiene estado diferente esta semana... desde la última vez que anduvo de tren... ¿Encontró alguien?

— ¡Claro que no! Quién está diferente es usted, que anda saliendo con las niñas... nunca fue de eso... ¿algún motivo?

— Tal vez...

— ¿Como tal vez? O tiene o no tiene...

— Estoy confusa, Saori... Yo hallé él bonito, a pesar de muy triste... parece tener una tristeza profunda guardada en él... da gana de consolar esa tristeza... ¿Será que no es pena? ¿Solamente simpatía por alguien que parece sufrir?

Saori quedó pensativa, conocía la amiga el suficiente para saber que estaría dispuesta a ser un hombro amigo para cualquier uno, a intentar resolver el problema de todas las personas. Nirmala no sabía ver alguien triste sin intentar revertir eso... La amiga tenía razón en sentirse confusa delante del que hube sentido por el muchacho.

— Es el amigo del novio de la Marina, ¿no es?

— Sí. Ya veo que ella le contó las historias románticas que a ella le gusta crear a nuestro respeto.

Ambas rieron, pues Marina tenía la pésima adicción de intentar hacer parejas con sus amigos.

— Contó, pero yo di el debido descuento, la conozco hace tiempo de sobra para saber lo que es exagero. Por qué usted no intenta un encuentro con él? Si es amigo de Angelos, no va a ser difícil usted aproximarse, basta quedarse cerca de Marina.

— Puede ser...

Saori percibió por la manera pensativa que Nirmala recibió su sugerencia que el tal muchacho hube balanceado aún el corazón de su amiga. El conductor siguió para la casa de Nirmala, las amigas se despidieron y Saori fue para su casa.

* * * * * *

Kelsey se dejó caer en el sofá de su apartamento, no tenía la mínima gana de comer, estaba sin ánimo... había estado toda la semana buscando por la chica... ¡y nada! Su última esperanza era el miércoles, tal vez fuera solamente este día que ella cogiera el tren en aquel horario, había quedado horas por allá y ni sombra de ella. Se sintió estúpido por no haber aprovechado la oportunidad de aquel día, tal vez nunca más a encontrara... Tenía que quitarla de su pensamiento, como era posible pensar veinticuatro horas por día en una persona con la cual ni siquiera se conversó? Se dio un plazo: si hasta sexta no a encontrara, desistiría. No tenía certeza de que fuera capaz de cumplir eso, pero era bueno imponerse un objetivo... Adormeció en el sofá y soñó con ella.

1 comentario:

  1. AHHH !! quiero que Kelsey la encuentre xD! Que no desista porque ella también esta interesada!!
    me gusto !!

    ResponderEliminar

hostgator coupon codes